• +34 650 08 27 25
  • info@elcirculodelola.com

Homeschooling: aprendiendo de la vida misma (3).

Homeschooling: aprendiendo de la vida misma (3).

Es curioso que, de tantas preguntas que se podrían hacer a alguien que educa en casa, la más recurrente es “pero entonces… la sociabilización…”.

La idea de que las familias que educamos en casa tenemos a los hijos encerrados parece estar en los tops del homeschooling.

Hoy voy a ser breve. Quiero hacer una enumeración (aunque seguro que me dejo algo) de las actividades en las que han participado mis hijos desde que nacieron y valorad si tienen trabajada la sociabilización o no. De hecho, donde menos se “sociabiliza” es en el colegio. Bueno, en algunos.

Antes de nacer, mi hijo mayor había recorrido toda España, menos Galicia. El pequeño algo menos, pero también recorrió bastante. Dicen los expertos que durante la gestación también aprendemos y sentimos.
Mi trabajo me llevaba de un lugar a otro, por toda la península, de reunión en reunión, de obra en obra, de curso en curso. Mis hijos siempre fueron conmigo y participaron en todo.
Estuvimos durante años trabajando con un grupo, en el que había personas de todas las edades, para vivir en una ecoaldea. Teníamos varias reuniones mensuales donde nos encontrábamos y trabajábamos en grupo diferentes propuestas.
Desde nada más nacer, han estado federados en montaña. Todos los fines de semana salíamos a hacer alguna ruta con grupos grandes del club u otros. Personas de todas las edades.
Han practicado (y practican): senderismo, escalada, esquí, bici de montaña, espeleología, body board, skating, patinaje, baloncesto, béisbol…
Todas las semanas van a la biblioteca. Además de llevarse libros para leer participan en todas las actividades que organizan.
Estuvieron un tiempo escolarizados.
Yo he gestionado actividades extraescolares, con niños de todas las edades, y siempre han estado ellos también.
Me he dedicado mucho tiempo a la coordinación de actividades de tiempo libre y a la formación ocupacional y han estado conmigo en todas las que he impartido.
Asisten a campamentos.
Participan, activamente, en grupos ecologistas, grupos de protección animal, de rescate de fauna…
Participan, activamente, como voluntarios en ONGs (ayuda al pueblo sirio, saharaui, asociaciones locales…).
Hemos vivido en varios sitios y en cada sitio han hecho muchos amigos. Con algunos tienen contacto casi semanal.
Participan en proyectos como “Mira el buzón”, donde se escriben con gente de todas las edades y de diversos lugares.
Han participado en proyectos de educación ambiental, de protección del entorno, con gente de todas las edades.
Semanalmente, visitamos algún museo, exposición, concierto…
Juegan en la calle todos los días, con amigos que hacen allá donde vamos.
Tenemos familia y amigos a los que visitamos periódicamente.
Han vivido con otras familias, en proyectos concretos, en la misma vivienda, participando de todas las reuniones de adulto para la toma de decisiones, consensos, labores domésticas, etc…
Acuden a clases de música.
Tocan en una batukada.
Todos los meses pasan algunos días con sus amigos de siempre. O bien van a sus casas o bien vienen a la nuestra.
Participan en un programa de radio sobre empresa, con otros niños, donde entrevistan a empresarios, emprendedores y personas importantes, con todo lo que implica: reuniones preparatorias, investigación en grupo, toma de decisiones, ensayos…
Se apuntan a todas las actividades culturales del lugar donde estemos viviendo, participando activamente en aquellas que lo requieren.
Han colaborado en la organización de muchas de las actividades que he enumerado anteriormente. Se han responsabilizado de ciertos cargos.
Han estado, como socios, en varios clubes de juegos de mesa. Además, han sido promotores de grupos de juegos de mesa en los lugares en que hemos vivido.
Tienen profesores particulares para determinadas materias.
Me acompañan a congresos sobre educación, a cursos, a visitar clientes, a visitar proveedores…
Van a la compra con todo lo que eso conlleva: encontrarse con vecinos, con tenderos… charlar con ellos.
Bueno, paro ya, jejejejejejeje… Lo que quiero que penséis es que no somos únicos. Que las familias que educamos en casa, en general, estamos muy concienciados sobre la importancia de la educación de nuestros hijos. Valoramos cualquier oportunidad de aprendizaje.

De hecho, cuando vamos por las mañanas a realizar visitas culturales, nos solemos encontrar más familias que educan en casa, aprovechando que hay menos aforos y se disfruta más de las excursiones.

Espero que esto sirva para que, antes de hacer esta pregunta, pensemos y, sobre todo, observemos. Los niños homeschoolers suelen tener una vitalidad, una sonrisa y un corazón que se refleja en sus caras y en sus acciones.

Disfrutad de su compañía siempre que podáis. Nos enseñan muchas cosas.

Lola

Deja un comentario

0

Your Cart