• +34 650 08 27 25
  • info@elcirculodelola.com

Resolviendo dudas: la frustración.

Resolviendo dudas: la frustración.

Para ayudarnos a comprender mejor “la frustración”, hoy nos responde Carolina García Sánchez.

Gracias, Carolina.

 

La frustración es ese sentimiento de tristeza, decepción y desilusión ante la imposibilidad de satisfacer un deseo o necesidad.

Todos, alguna vez, hemos experimentado dicho sentimiento: pierdes un juego, no entras en la carrera que querías estudiar, se rompe algún objeto muy valioso para ti o no te compran aquel jersey que tanto admirabas.

De forma común, los niños y bebés lloran y tienen rabietas ante la imposibilidad de no tener aquello que desean en ese momento, pero luego, cuando  van creciendo irán  adquiriendo herramientas emocionales, motivacionales  y cognitivas que le ayudarán a gestionar este tipo de situaciones.

La frustración, en niveles bajos y adecuados a la a las situación y a la edad del niño no es malo.

Los  niños están en pleno desarrollo emocional (al igual que cognitivo y físico) y deben enfrentarse a situaciones que le hagan adquirir tales herramientas para crecer, a nivel emocional y personal, pudiéndose enfrentar de forma autónoma y satisfactoria cuando sean adultos.

La manifestación de la frustración en los niños se expresa y la muestran de diferentes maneras. Dichas manifestaciones se producirán en función de la edad, características personales y temperamentales del niño y, lo que es muy importante, en función del estilo educativo de sus cuidadores-educadores (esta última circunstancia habrá que tenerla en cuenta después de los 3 años de edad aproximadamente). Un estilo educativo poco asertivo, de sobreprotección, donde todo lo que pida el crío se le conceda sin esperar, incluso obteniendo solo el beneficio para él, sin tener en cuenta las consecuencias en su entorno, donde no se establezcan límites adecuados a su edad y sin gritos, hace que el chico/a vaya creciendo sin respeto a su entorno y no asimilando momentos de frustración, como perder en un juego con amigos, no obtener los cromos que le vio a su primo, etc…entorpecerán que ellos crezcan asimilando momentos naturales de frustración .

En bebés y niños de hasta 4-5 años son muy comunes las rabietas y el llanto pero, a medida que crecen, hay niños que siguen alargando esas rabietas y formas, incluso agresivas, de expresar dicha emoción (autolesiones, agresiones a hermanos, rompen objetos, estropean material de la casa, etc.) o en forma de tristeza, ansiedad y desmotivación y, sin embargo, otros van aprendiendo a verbalizar y a mostrar comportamiento más asertivos.

Yo, que trabajo con niños neurodiversos (diagnosticados dentro de la condición de autismo, hiperactividad, altas capacidades, etc.), observo, en muchos casos, una asincronía entre el desarrollo cognitivo (alto, en muchos casos) y el emocional (a veces por debajo de lo esperable en su edad).

Quizás no hay recetas generales  porque cada niño es único y hay que trabajar su parte emocional de forma individual, pero sí se pueden ofrecer algunas recomendaciones que pueden llevarnos a tener éxito asegurado.

  1. Ante todo, seamos un buen ejemplo para ellos. Nosotros, los adultos, tenemos que enfrentarnos a situaciones de frustración casi a diario y la forma de resolverlas y manifestar nuestro malestar a veces se hace en presencia de los más pequeños y ellos nos imitarán.
  2. Ir enseñando a identificar desde bien pequeños sus sentimientos, ponerles nombre, ellos no saben en muchas ocasiones qué les ocurre. Así que tenemos que acompañar y ayudar desde el respeto, sin reproches y gritos, sino siempre con una comunicación positiva.
  3. Dejarles exponerse y hacer intentos por sí solos de solucionar con sus iguales e incluso con adultos esos momentos. Quizás se equivoquen, pero tenemos que ser tolerantes y admitir el error dentro de sus aprendizajes.
  4. Cuando veamos una situación que se desborda, no adecuada a su edad, ayudaremos al niño para que no sienta desamparo ni desprotección.
  5. Y, sobre todo, confiar y acompañar con un buen modelo educativo, de forma asertiva y comunicación positiva en todos los casos.
Lola

1 comment so far

Soldadito MarineroPublicado en11:23 pm - Oct 18, 2017

buen análisis, muy psicológico 🙂

Deja un comentario

0

Tu carrito