• +34 650 08 27 25
  • info@elcirculodelola.com

La Pedagogía Blanca

Ciencias aplicadas

Cada año procuro enseñar a los niños, y sobre todo adolescentes, a fabricar sus propios cosméticos.

La razón es obvia: para ellos es divertido, no aporta tóxicos a su organismo y se ahorra dinero. Lo más importante para mí es que se eliminan sustancias muy nocivas que pueden desencadenar enfermedades importantes. Es curioso que en una colonia infantil, por ejemplo, haya casi más tóxicos que en uno de los peores desodorantes para hombre.

En primer lugar estudiamos la vegetación de la zona: “malas hierbas”, flores y frutos. Aprendemos a buscarlos en las guías y a ponerles nombre.

Dar un paseo en cada época del año para ver qué encontramos y qué podemos recolectar es interesante....

¿Dónde estoy?

Si apenas los adultos somos capaces muchas veces de saber ubicar un lugar en el mapa, aunque lo hayamos visitado, a un niño le cuesta mucho más.

Me parece importante enseñarles a orientarse, saber dónde están en cada momento (sobre todo viajando) y que aprendan a manejar callejeros, mapas o planos de transporte.

Les aumenta la seguridad, la visión espacial y pueden hacerlo desde temprana edad. Es una manera muy divertida de aprender geografía. Además, les va a aportar un recurso y conocimiento que les servirá para toda la vida. Es un aprendizaje real.

Primero tienen que conocer las diferentes formas de que disponemos para representar la realidad....

Caja para mensajes positivos

Hablamos siempre de la importancia de los pensamientos positivos.

No es lo mismo estar todo el tiempo quejándose de lo que nos pasa, de lo que no tenemos, de lo que no nos valoran, de lo mal que nos encontramos, de eso que no nos ha salido como queríamos… que recordar lo bueno que nos pasa o vivimos.

Tenemos que intentar enseñar a nuestros hijos o alumnos que siempre hay algo positivo cada día.

Una actividad que siempre hago cuando trabajo con niños o con mis propios hijos es una “Caja de cosas positivas”.

Con cajas de zapatos o de cartón pequeñas y material variado, construimos nuestra caja cada uno....

Toquemos!!!

En los treinta años que llevo como educadora he visto de todo, claro, pero una cosa que me ha llamado tremendamente la atención es que a muchos niños les da “repelús” tocar cualquier tipo de masa.

En un campamento de verano, donde disponíamos de un maravilloso sitio al aire libre, con una fuente con agua fresca para beber y lavarnos las manos, me sorprendió que a una actividad para fabricar plastilina casera (agua, harina, sal y colorante alimentario) solo se presentaron seis niños.

No querían participar porque les daba asco pringarse las manos, amasar, tener que ir a lavarse a menudo… No les gustaba tocar nada que tuviese una textura blanda y húmeda....

Yo sí les dejo pintar las paredes

Cuando eran pequeños les dije que podían pintar en las paredes, en las de su habitación, con lápiz.

Hacían pequeños muñecos, rodeaban fotos que habíamos puesto en la pared a la altura de sus ojos, comenzaban a preguntar cómo se escribía determinado objeto y ponían al lado su nombre… A lápiz y no mucho. Como podían hacerlo tampoco era lo que más les llamaba la atención.

Con tres o cuatro años, Mario, el pequeño me pidió hacer un dibujo en una pared del salón que quería copiar de un libro de cuentos de la biblioteca que le gustaba mucho.

Eso ya eran palabras mayores, jejejejejejeje… Aún así, como copiaba muy bien los dibujos que le gustaban, accedí....

Bichos

Una manera sana de educar a nuestros hijos es enseñarles que todos los seres vivos son importantes. Animales y vegetales tienen su misión, cada uno de ellos y en su conjunto.

Aprovechando el tiempo libre que tienen en verano, sin cole ni deberes (espero) podemos realizar con ellos muchas actividades enfocadas a este objetivo.

Hoy os propongo una que les encanta y que he puesto en práctica en diferentes ocasiones y entornos: en casa, en colegios, en campamentos…

Si disponéis de jardín propio, de jardín en la comunidad de vecinos en la que vivís o donde quiera que estéis pasando las vacaciones y podéis poner en práctica esta actividad, no dejéis de llevarla a cabo....

Tesoros

Encontrar tesoros es una de las actividades que más les gusta a los niños realizar durante las vacaciones. Da igual si son grandes o pequeños. La cuestión es que sean “especiales”.

Especial es una rama con forma de varita mágica. Especial es una piedra que tiene tres colores. Especial es una semilla “rara” encontrada en la montaña. Especial es una concha o un caracol encontrado en la playa, aunque sea un resto de chiringuito, jejejejejejeje…

Así que, como los niños son muy dados a buscar tesoros, es interesante disponer de un lugar también mágico para irlos guardando.

A nosotros, lo que más nos gusta, es meter los tesoros en un cofre pirata....

Lo dejan todo hecho un “Cristo”

Lo sé. A muchos nos gusta que nuestra casa sea un pequeño museo de ajuares, muebles caros y brillantes, sin purpurina por el suelo, con las habitaciones a juego con el catálogo de Laura Ashley, rosa o azul (según el sexo)… pero ellos no valoran esas menudencias ni les interesan.

Ellos quieren jugar, dejar montado el Scalextric, el mundo Playmobil, la tienda de frutas o el castillo del dragón en su habitación para jugar toda la semana.

Cierto es que cada vez los espacios son más reducidos y tenemos más cosas. Así que, si dejamos todo por el suelo, no podemos ni caminar....

Hay que moverse!!!

Si dejásemos a los niños seguir su ritmo de desarrollo motriz desde que nacen nos sorprenderíamos. Cada uno, sin nuestra ayuda, acabaría poniéndose en pie, andando, corriendo, trepando, saltando…

Parece que si no les agarramos de las manos para que den sus primeros pasos, sujetándolos como a una marioneta, no aprenderían a caminar y no es cierto.

Los humanos sabemos cuando estamos preparados para avanzar en nuestra movilidad pero se interrumpe, casi siempre, por nuestra propia comodidad: atar a los niños en el carrito, meterles en un “taca-taca”, que estén en un “parque” mientras hacemos nuestras cosas…

Y, después, cuando ya se desplazan, les vamos orientando hacia actividades, normalmente monotemáticas, como fútbol, danza o karate....

A comer!!!

Bueno, bueno… Otra gran oportunidad del verano: reconducir a nuestros hijos hacia la alimentación sana.

Ya, éste no es un blog de alimentación, lo sé, no voy a hablaros de datos sobre los alimentos a los que se puede acceder por todas partes, pero me parece importante hablar sobre este tema y reconducirlo hacia las actividades que podemos hacer con nuestros hijos encaminadas hacia la cultura alimentaria.

Muchos de los niños de este país se pasan 11 horas en el colegio. Algunos llegan a las 7:00 AM, a desayunar en el cole y se marchan a las 18:00 horas, después de la merienda....

0

Tu carrito